CB24 Curiosidades Es Noticia Centroamérica Internacionales Mundo Noticias Centroamérica

17 Mayo. Día internacional contra la homofobia

Este 17 de mayo, se celebran 21 años desde la eliminación de la homosexualidad de las listas de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud.

Y es también día contra la discriminación que se sufre por la transfobia y bifobia.

En los últimos años son muchos los avances en igualdad que se han conseguido, los cambios normativos en la denominación registral para personas Transexuales, inclusión de artículos en algunos estatutos de autonomía en torno a la no discriminación por orientación sexual e identidad de género, y otros, entre los que destaca el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo: un instrumento que ha otorgado dignidad, seguridad, protección y autoconfianza a miles de personas y a sus familias.

Sin embargo, la igualdad no ha sido conseguida plenamente. Pese a reconocimientos legales, siguen existiendo muchísimos casos de discriminación hacia el colectivo LGTB.

Desde el 17 de mayo de 1990, se celebra cada año El Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia y la Transfobia, conmemoración impulsada por las organizaciones de la sociedad civil, por varios gobiernos y por las Naciones Unidas, para promover la defensa y la garantía de los derechos de las personas gay, lesbiana y transexual.

En este día, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció y rectificó que la orientación sexual, ya sea heterosexual, bisexual u homosexual por sí misma no debe ser vista como un “trastorno”. Esta decisión se plasma en la  10a revisión de la Estadística Internacional de  Clasificación de las Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados.  En versiones anteriores de esta clasificación, la homosexualidad era considerada un “trastorno sexual”.

Felizmente, desde esta histórica aunque tardía decisión repudiando la homofobia disfrazada de ciencia, ha habido avances importantes. Gracias a la lucha valiente y perseverante de las mismas personas gay, lesbiana y transexual de larga data, hay menos discriminación en muchos países del mundo, y en muchos países las personas sexualmente diversas  expresan su identidad  con más libertad y ejercen liderazgo en muchos ámbitos de la vida sin ocultar su orientación sexual. Muchos países han cambiado sus leyes para eliminar la penalización de la homosexualidad, y han reconocido el derecho de las parejas del mismo sexo a unirse, e incluso casarse.

Son cambios positivos que debemos reconocer y celebrar el día de hoy, primero porque nos enseñan que sí, es posible cambiar las cosas. En la vida humana, es posible cambiar cosas que hubieran parecido imposibles hace  20 ó 30 años.

Además también es bueno reflexionar sobre estos avances para darnos las ganas y la energía para avanzar más, y más rápidamente. Y es que los logros que menciono no sólo representan un mejor cumplimiento de los derechos de las personas gay, lesbiana y transexual, sino un enriquecimiento de las sociedades en su conjunto. El tener como parte de la sociedad, y abrazar a personas con diversos pensamientos, culturas, orígenes étnicos, creencias y orientaciones sexuales amplía nuestras mentes y nuestros corazones. Nos hacen mejores personas y mejores ciudadanos y ciudadanas.

Por eso, tenemos que esforzarnos entre todos y todas para caminar más decididamente para superar las grandes brechas que todavía quedan.

Porque todavía, en muchas partes del mundo, incluyendo Costa Rica, nuestros conciudadanos y conciudadanas gay, lesbiana y transexual siguen sufriendo la discriminación, el estigma, el maltrato y la violencia en muchos ámbitos de la vida. Y esta discriminación a su vez, bloquea su acceso a servicios públicos esenciales como la salud y la educación si no explícitamente, por la amenaza de maltrato e incluso de violencia.

También se manifiesta a la hora de buscar empleo o tratar con el sistema de justicia.

La población gay y transexual es la más afectada en Costa Rica por el VIH/SIDA, pero al mismo tiempo tiene miedo a acudir al sistema de salud por el riesgo de estigmatización y malos tratos. Esto a su vez forma un obstáculo serio al combate a esta enfermedad que perjudica a todos y todas.

Estas expresiones de miedo y de odio incluso se extienden hasta los niños y niñas, por ejemplo, en la forma de bullying en las escuelas y colegios.

Lo peor de todo es que a veces las mismas familias de las personas sexualmente diversas las rechazan desde niños y niñas y adolescentes, períodos de vida cuando más necesitamos el amor y apoyo de nuestros padres para desarrollar, aceptar y reafirmar nuestras auténticas identidades. Muchos de estos niños, niñas y jóvenes acaban abandonando sus hogares para exponerse a los graves riesgos de la calle, y algunos terminan acudiendo al trabajo sexual con todos sus peligros.

Así que esta conmemoración también es una oportunidad para reflexionar sobre el camino que todavía hay que recorrer para que todos y todas reconozcamos y vivamos aquella verdad tan sencilla y a la vez potente plasmada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *