Alerta ambiental satura metro y autobuses en Ciudad de México

Un hombre atraviesa una avenida normalmente muy transitada y que luce desierta denido a que el gobierno decretó alerta ambiental y sacó de circulación unos dos millones de carros en la capital mexicana/Foto:AP

Un hombre atraviesa una avenida normalmente muy transitada y que luce desierta denido a que el gobierno decretó alerta ambiental y sacó de circulación unos dos millones de carros en la capital mexicana/Foto:AP

Los habitantes de la Ciudad de México se volcaron el miércoles al metro y autobuses para intentar llegar a sus trabajos, luego de que autoridades prohibieron circular unos dos millones de autos tras una nueva alerta ambiental.

Bajo las nuevas regulaciones impuestas después de que la capital registró su peor crisis de calidad del aire en una década, se ordenó que 40% de los automóviles dejaran de circular después de que los niveles de contaminación alcanzaron el martes 1,5 veces los límites aceptables.

Los niveles de contaminación disminuyeron un poco el miércoles, y la Comisión Ambiental de la Megalópolis dijo que sólo aproximadamente la mitad de esa cantidad de vehículos no circularán el jueves.

En cualquier día, se supone que una quinta parte de todos los automóviles permanecen en casa, pero la cifra se duplica durante la alerta Fase 1. Hasta recientemente, los autos nuevos y los menos contaminantes estaban exentos del programa.

La mañana del miércoles una densa neblina impedía ver las montañas que rodean la Ciudad de México.

Tras la crisis de contaminación de mediados de marzo, las autoridades endurecieron algunas restricciones a la circulación y bajaron los niveles de contaminación requeridos para emitir una alerta ambiental.

Por ejemplo, se estableció que al menos hasta junio no circulará un día una quinta parte de los vehículos, aunque con la declaración de alerta del martes, la cantidad de autos sin circular aumentó al doble.

Mientras varias personas usaban bicicletas o incluso caminaban a sus trabajos, otros se dirigieron al regularmente lleno sistema de transporte público, que incluye el metro y autobuses.

“El transporte público no se da abasto”, dijo Martín Colín, un taxista de 53 años, mientras señalaba a un autobús repleto de gente. “Parecen sardinitas. Los camiones llenos, llenos”, comentó.

La prohibición no aplica al transporte público, algo que ha generado críticas de varios debido a que varios autobuses transitan por la ciudad a pesar de que lanzan por el escape columnas de humo negro.

AP/CB24

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *