Ambientalistas aconsejan “paciencia” al movimiento contra el canal en Nicaragua

Nicaraguenses protestan por la construcción del canal interoceánico en Managua/Foto: CB24 / Archivo

El reto del movimiento campesino que se opone a la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua es tener “paciencia”, dijo la asesora jurídica de una de las principales organizaciones opositoras, la ambientalista Mónica López Baltodano.

“El reto en este momento es tener paciencia (…), no creo que vayamos a ver en el corto plazo una resolución de este conflicto social”, dijo a Efe la abogada en el marco de un foro sobre el impacto de la Ley que hace cuatro años otorgó la concesión canalera a la firma china HKND Group.

Según López Baltodano, los miles de campesinos que conforman el movimiento han construido “suficientes condiciones” para lograr la derogación de la ley de concesión del canal, aprobada con el apoyo de la mayoría sandinista en la Asamblea Nacional (Parlamento) en medio de manifestaciones de diversos sectores a las afueras de la sede del parlamento.

Las condiciones a las que se refiere la asesora del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía son haber logrado resaltar públicamente la dudosa gestión financiera del canal, los intereses detrás de la concesión y los múltiples atropellos que sufren los campesinos.

De momento, es importante tratar que el movimiento anticanal no desfallezca en la lucha y no tome decisiones desesperadas, anotó la abogada y directora de la organización ambientalista Popol Na.

“Creo que la fuerza social de la gente puede presionar al Gobierno para hacer lo que no ha querido hacer por la vía institucional”, acotó.

El Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía estudia la posibilidad de hacer una denuncia formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por violación al derecho de participación ciudadana, de acuerdo con López.

El canal, según su diseño más reciente, consiste en una vía húmeda de 276 kilómetros de longitud, de 230 a 280 metros de ancho, e incluye dos puertos, un aeropuerto, dos lagos artificiales, dos esclusas, un área de libre comercio y complejos turísticos, entre otros.

El mismo entraría en operación, según los cálculos de la compañía, cinco años después del inicio de las obras más importantes, es decir, la excavación del canal y la construcción de la esclusa oeste, previstas a iniciar en el primer semestre de 2017, tras sucesivos retrasos por diversos motivos.  El costo del proyecto está calculado en unos 50.000 millones de dólares, de acuerdo con HKND Group, concesionaria del canal por 50 años renovables.  Nicaragua espera que su construcción abra unas 50.000 plazas de empleo y duplique el producto interno bruto (PIB) nacional.

Efe

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *