Argentina expectante ante un debate vivido como gran final electoral

Elecciones presidenciales en Argentina se realizarán el domingo 25 de octubre. Seis candidatos se disputen el Poder Ejecutivo. Foto Archivo

Elecciones presidenciales en Argentina se realizarán el domingo 25 de octubre. Seis candidatos se disputen el Poder Ejecutivo. Foto Archivo

El conservador Mauricio Macri y el oficialista Daniel Scioli confrontarán este domingo sus posturas con el mote de “cambio” para dos modelos de país, en un debate a una semana de la decisiva segunda vuelta presidencial que Argentina vive como un superclásico de fútbol.

Scioli, apoyado por la presidenta de centro-izquierda Cristina Kirchner y el más votado en primera vuelta del 25 de octubre, buscará recuperar el terreno perdido con la promesa de un cambio en las formas pero no en la política, ante un Macri, líder de la alianza

centroderechista Cambiemos, a quien los sondeos ubican primero para el balotaje del 22 de noviembre.

Ambos candidatos se han preparado fuertemente para el debate, apostando a que lograrán inclinar la balanza a su favor con propuestas convincentes o merced a las debilidades del contrincante.

“Los dos están muy preparados para el debate, todo va a estar guionado de antemano, hasta la improvisación”, dijo a la AFP el consultor Gustavo Córdoba, aunque advirtió que por lo general los debates electorales suelen confirmar las tendencias previas.

 Como una final de campeonato o un superclásico Boca-River, el debate del domingo a las 21H00 locales (00H00 GMT) en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) será transmitido en directo por las principales cadenas de televisión de este país de 40 millones de habitantes.

“Es una situación inédita. Es el primer balotaje en Argentina y también el primer debate de este tipo. No podemos saber cuánto definirá. En general los debates no cambian demasiado la tendencia, salvo que alguno se mande una macana (error)”, dijo a la AFP Mariel Fornoni de la consultora Management&Fit.

El último sondeo de M&F, publicado el sábado, le otorga a Macri 46% de votos frente a 40% para Scioli, pero con 11% de indecisos a conquistar, además de 4,3% en blanco. La proyección de indecisos amplía la diferencia a 52,0% a 43,7%.

Pero quienes aún no definieron su voto son “totalmente indecisos”, a tal punto que es imposible pronosticar cómo se comportarán en las urnas, dijo la analista.

Cambio vs continuidad…pero con cambio

Pese a todos los pronósticos que auguraban un triunfo en primera vuelta de Scioli o, al menos, un importante margen favorable a su favor, el candidato oficialista obtuvo finalmente una ventaja de sólo 3 puntos sobre su contricante, el alcalde de Buenos Aires, que se lanzó triunfal a la conquista de la presidencia.

El ‘shock’ tuvo su efecto en el clima preelectoral: Macri, antes timorato y distante en los actos de campaña, se muestra envalentonado y ganador; Scioli, de equilibrista y conciliador se transformó en un agresivo atacante.

Pero también los encuestadores sintieron el golpe y optan por mayor prudencia.

Los militantes kirchneristas pelean voto a voto con un entusiasmo que no habían mostrado antes, incluso desoyendo un pedido de no movilizarse el sábado ante los violentos ataques que dejaron 129 muertos en París.

“No me animo a dar definiciones contundentes, pero hoy la elección está para Macri. Es mucho dar vuelta ocho puntos. Fue muy fuerte el cambio de expectativas. La gente quiere un cambio, sobretodo de estilo”, señaló Fornoni.

Pese a los sondeos favorables, Macri aceptó el reto a debatir con Scioli, quien solo había cosechado críticas cuando, siendo favorito, desistió de participar a principios de octubre del primer debate presidencial con cinco contrincantes para la primera vuelta.

Experimentado en este tipo de debates que enfrentó cuando se postuló a la alcaldía capitalina, Macri se posicionará como el “verdadero cambio” en Argentina, en un tono amigable y conciliador que le surtió efecto.

De su lado, Scioli dijo que buscará “desenmascarar las verdaderas políticas” neoliberales de su contrincante que “fracasaron en Argentina y el mundo”.

Recordar la década de los 1990 en Argentina es percibir un trauma social con tan solo mencionarlo.

“Yo puedo darte el cambio que necesitás pero sin los riesgos del pasado. Quizás estén enojados con las peleas pero conmigo es distinto”, propone Scioli desde un spot de campaña, donde se define como “hombre de diálogo, moderado y pacífico”.

Pese a la demanda de cambio, Cristina Kirchner, en el poder desde 2007 e impedida por ley a una tercera reelección, deja el gobierno el 10 de diciembre con alrededor de 50% de aprobación de la gestión.

AFP/CB24 Noticias

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *