Bombero desfigurado supera con normalidad trasplante de rostro

Un bombero de Mississippi que recibió el mayor trasplante de rostro del mundo después de quedar encerrado en un edificio en llamas dijo el miércoles que se siente como “un tipo normal” por primera vez en 15 años.

Patrick Hardison, de 42 años, dijo que puede comer, ver, oír y respirar normalmente gracias a la operación que le realizaron el año pasado. Le crece el cabello y va al gimnasio dos veces por semana.

El ex bombero Patrick Hardison, de 42 años, se emociona durante una conferencia de prensa añ cumplirse un año de su transplante de rostro, miércoles 24 de agosto de 2016 en Nueva York. Hardison, cuyo nuevo rostro evoluciona bien, quedó desfigurado cuando intentaba salvar gente de un incendio en 2001 y recibió la cara de un ciclista de Brooklyn muerto en un accidente en 2015. La operación fue realizada por cirujanos de la Universidad de Nueva York. (AP Foto/Bebeto Matthews)

El ex bombero Patrick Hardison durante una conferencia de prensa aL cumplirse un año de su transplante de rostro/Foto: AP/Bebeto Matthews

Hardison era un bombero voluntario en Senatobia, Mississippi, cuando un edificio se derrumbó sobre él en 2001. Tuvo 71 operaciones de cirugía reconstructiva antes del trasplante.

Si bien se han realizado unos 40 trasplantes de rostro desde 2005, el de Hardison es el primero que incluye el cuero cabelludo y párpados que funcionan. Desde entonces, los médicos han ajustado algunos aspectos y le han quitado los tubos de respiración y alimentación.

Hardison no tiene cicatrices en la cara, la cual es bastante parecida a la que tenía antes del incendio, aunque es más redonda y los ojos son más pequeños.

Divorciado y padre de cinco hijos, dijo que uno de los mejores momentos fue cuando vio a sus chicos por primera vez después de la operación de agosto de 2015. Cuatro de ellos estaban presentes en la conferencia de prensa.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *