Bosque lluvioso, ecosistema que hospeda mayor biodiversidad en Costa Rica

Captura EFE

El bosque lluvioso, catalogado como la “joya del planeta” porque hospeda la mayor biodiversidad, es uno de los ecosistemas más atractivos de Costa Rica, con numerosas especies que van desde dantas, jaguares y pumas, hasta pájaros carpinteros, tucanes o serpientes venenosas.

Ubicado a solo 24 kilómetros de la capital, San José, un tour en teleférico introduce a los turistas en el corazón del bosque, y desde ahí se observa la enorme y exhuberante vegetación, así como cientos de especies de aves y felinos.

El viaje en la góndola tarda cerca de una hora y 10 minutos y cubre una distancia de 2,6 kilómetros, adentrándose primero en los niveles inferiores, como el sotobosque, para luego recorrer las copas de los árboles del bosque primario, donde cambia la panorámica.

Se avanza en un ritmo lento para disfrutar de la naturaleza, mientras que un guía naturalista va descubriendo los animales que se encuentran en los alrededores y que no siempre se dejan ver fácilmente.

“Nos encontramos a una elevación muy favorable, alrededor de 500 metros sobre el nivel del mar. (…) la diversidad se ve por todas partes, no hay ecosistema que tenga tanta biodiversidad como este.

Es un sitio donde la precipitación anual anda por los 3,5 metros en promedio de lluvia”, afirmó a Efe el guía Marvin Esquivel.

El terreno colinda con el Parque Nacional Braulio Carrillo, el área protegida más grande del centro de Costa Rica, con 50.424 hectáreas.

El Teleférico del Bosque Atlántico en Costa Rica, de la empresa Rainforest Adventures, habilitado en 1994, fue el primero en el mundo en transportar personas para poder observar la vida silvestre y fue diseñado con un único requisito: ser construido en el medio de 1.200 acres de selva densa sin talar un solo árbol.

“Fue el primer teleférico que se utilizó para observar la naturaleza. Siempre había sido usado como medio de transporte, para esquiar, para llegar a un hotel, pero este fue para promover un turismo ecológico en medio del bosque”, expresó Esquivel.

En el mundo no hay un ecosistema más rico que el bosque lluvioso, donde se pueden encontrar pumas, jaguares, tigres, venados, osos perezosos u hormigueros, monos e incluso una danta (tapir), el mamífero terrestre más grande de Costa Rica.

Esta última, el Tapirus bairdii, es considerada como especie en peligro de extinción debido a la deforestación y la cacería indiscriminada.

Sin embargo, cerca del parque, la danta ha encontrado un refugio para su familia, en donde obtienen semillas y follaje para su alimentación sin riesgos, por lo cual se encuentra constantemente recorriendo los espacios cercanos a los senderos y se puede observar con gran facilidad.

Además, se han identificado unas 400 especies de aves como tucanes, carpinteros, trogones, colibríes, así como insectos, arácnidos y serpientes muy venenosas, como la bocaracá y la terciopelo.

Decenas de ranas como la famosa de ojos rojos, la enmascarada y algunas venenosas como la roja y verdinegra, así como distintas plantas entre ellas orquídeas, helechos, musgos, romelias, líquenes entre miles de otras, tienen aquí su hogar.

“Siempre hemos buscado minimizar el impacto en el ambiente y darle la oportunidad a las personas de que conozcan la riqueza natural este lugar y al mismo tiempo sepan cómo preservarla y admirarla sin necesidad de dañarla”, manifestó el supervisor de guías, cruceros y proyectos, Alan Rodríguez.

Rainforest Adventures tiene como objetivo promover la conciencia y educación ambiental y de conservación, en especial en niños y adolescentes de centros educativos quienes realizan excursiones a la zona para conocer sobre el parque y la importancia del ecoturismo y la sostenibilidad.

El teleférico abrió en 1994 y ahora la finca cuenta con actividades como el canopy (tirolina), senderismo, caminatas cortas en un entorno natural muy atractivo, además de espacios temáticos como un serpentario, un mariposario, un jardín de colibríes y una colección de orquídeas.

En Rainforest Adventures también ofrecen caminatas de exploración en el bosque que permite estar muchas horas alejado de la civilización, rodeado solamente de fauna y flora, así como trayectos nocturnos para buscar ranas.

Efe

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *