El castigo a “Judas” es recreado en una comunidad del Pacífico de Nicaragua

Tradición el castigo a “Judas” es recreada en Masatepe una comunidad en el pacífico nicaragüense durante la Semana Santa. Imagen: Captura de pantalla

El hombre que vendió a Jesús por 30 monedas de plata es perseguido, detenido, encadenado, arrastrado y castigado por las principales calles de un pueblo en Nicaragua, hasta darle “muerte”, durante la celebración tradicional conocida como “Los encadenados”.

Gruesas cadenas suenan al chocar contra el pavimento caliente por el inclemente sol de un Jueves Santo en el Pacífico de Nicaragua, mientras decenas de personas esperan desesperadamente iniciar la romería para castigar al apóstol traidor, Judas Iscariote.

Las calles tranquilas del municipio de Masatepe, ubicado a 50 kilómetros al suroeste de Managua, son alegradas por la algarabía de hombres, mujeres y niños que se hacen pasar por judíos vengadores, para recrear el pasaje bíblico.

Con indumentaria de minifaldas, medias o vestidos coloridos para ridiculizar a los personajes, persiguen, capturan y luego arrastran al apóstol, en una tradición que se realiza desde hace más de un siglo en ese municipio nicaragüense, donde todavía existen algunas casas construidas a base de barro.

Los cientos de participantes utilizan cadenas de todo grosor y tamaño para realizar el castigo a “Judas”, aunque en los textos bíblicos esa escena no haya sucedido.

“Hay ciertos ajustes de la época. Encadenar a Judas no existió, entonces eso es un poco de la tergiversación de nosotros”, explicó a Acan-Efe el tradicionalista de “Los Encadenados”, Julio Monterrey.

Son cinco grupos de “judíos”, que en su conjunto suman más de 800 personas que se les puede distinguir por utilizar gorros hechos de papel de colores amarillo, blanco, azul, rojo o verdes, y máscaras hechas de trapo y con aspecto de calaveras o superhéroes.

Al centro de cada grupo de “judíos”, hace su aparición “Judas”, quien utiliza gruesa vestimenta para no ser lastimado cuando choca contra el suelo, mientras es halado con las cadenas atadas a su cintura.

Los personajes que simulan a “Judas”, unos 10 durante el acto, son arrastrados a lo largo de un kilómetro, hasta llegar al calvario, pegado a un pequeño cementerio, que en su centro es adornado por un hermoso árbol de ceiba, utilizado para “colgar” al apóstol traidor.

Uno a uno van “colgando” a los “Judas” que protagonizaron la romería.

Colgarlos, consiste en subir al personaje encadenado hacia la rama más alta del árbol, atado a un arnés en su cintura, para que “muera” en lo alto, luego de haber sido castigado todo el camino.

De acuerdo con Monterrey, la fiesta religiosa ha ido creciendo en participación y más personas desean recrear la escena religiosa aunque esté un poco distorsionada.

Como parte de una promesa generacional, la familia del tradicionalista reparte chicha, una bebida a base de maíz, a todos los participantes de “Los Encadenados”.

Mientras los personajes corretean por las calles, cientos de turistas nacionales y extranjeros, algunos maravillados y otros asustados por las recreaciones un poco bruscas, hacen fotografías procurando no ser lastimados por la cadenas que serpentean por doquier.

Agencia EFE / Redacción CB24

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *