Costa Rica: Erupciones del Volcán Poás no cesan socavan paredón que rodeaba lago del macizo

Últimas erupciones del Volcán Poás originaron cambios en el domo del macizo costarricense. Imagen: Facebook, Red Sismológica Nacional, Costa Rica / Domingo 16 de abril del 2017.

Personeros de la Red Sismológica Nacional; RSN,  de la estatal Universidad de Costa Rica confirmaron que un paredón de 30 metros de altura con respecto al nivel de la laguna caliente del volcán Poás; ubicado en la provincia de Alajuela, desapareció debido a las recientes erupciones.

Este domo se había formado en 1953 y se veía desde el mirador del volcán, en medio del cráter activo.

Los vulcanólogos Mauricio Mora de la RSN y Javier Pacheco del Observatorio Sismológico y Vulcanológico de Costa Rica; Ovsicori, de la estatal Universidad Nacional de ese país centroamericano explicaron que las erupciones que se intensificaron el Miércoles Santo falsearon primero la enorme pared y luego la lanzaron en forma de rocas en los alrededores del macizo.

Según Mora, esa mole de magma quedó destruida en casi su totalidad y muchas de las piedras lanzadas en las erupciones corresponden a ese viejo material.

El experto agregó que se realizan análisis químicos para ver si existe presión por algún cuerpo magmático que se haya movido en lo profundo y que eventualmente requiera abrirse paso.

Siguen las erupciones. El volcán Poás de Costa Rica produjo este domingo una erupción que generó una columna de gases de un kilómetro sobre el nivel del cráter, informó en un reporte el Ovsicori.

Un informe del Ovsicori explica que a las 13.50 hora local (19.50 GMT) se registró la erupción en el volcán Poás, con una columna de gases y aerosoles que se elevó a 1000 metros sobre la altura del cráter.

Según los vulcanólogos, durante este domingo el tremor  o señal sísmica ha sido agitado con amplitudes “medias a altas” acompañado de erupciones pequeñas y moderadas.

De momento las autoridades no reportan caída de cenizas y el viento predomina con condiciones de alta nubosidad en la cima.

Por otra parte, una piedra de gran tamaño, lanzada por una de las erupciones del volcán Poás, dejó un cráter de dos metros y quebró la tubería de agua potable que alimenta las instalaciones del parque nacional.

Ante esta eventualidad el personal tuvo que reparar la tubería con materiales ensamblados para solamente quitar y poner debido a que las condiciones que se registran en el macizo los obligaron a trabajar con mascarillas, lentes, cascos y demás implementos de seguridad.

El volcán Poás es visitado anualmente por miles de turistas, quienes son atraídos por su cercanía a San José, su laguna de agua turquesa y su gigantesco cráter, que se ubica a unos 350 metros de profundidad.

El Parque Nacional Volcán Poás estará cerrado hasta que las autoridades confirmen que la actividad del coloso ha disminuido y no representa una amenaza para los turistas.

Desde el jueves, la Comisión Nacional de Emergencias dictó alerta informativa para siete de los 16 cantones de la provincia alajuelense.

El Ovsicori informó que desde inicios de 2017 se ha observado un “aumento sustancial” en la actividad sísmica, en la tasa de emisión de gases magmáticos y vapor de agua, así como un “nivel importante” de deformación en algunas partes del cráter.

Un recuento divulgado por el periódico La Nación revela que las erupciones más importantes del Volcán Poás ocurrieron en 1834, 1910 y 1953.

Agencia EFE  y Agencias / Redacción CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *