El Salvador: exministro de Defensa llega deportado de EEUU

José Guillermo García /Archivo AP

José Guillermo García /Archivo AP

El general en retiro José Guillermo García, exministro de Defensa vinculado a violaciones a los derechos humanos durante la guerra civil en la década de 1980, fue deportado el viernes por Estados Unidos y llegó a El Salvador, donde no enfrentará cargos ni restricciones a sus actividades.

Al igual que todos los repatriados, García, de 82 años, recibió un paquete de alimentos y debió participar en una conferencia de las autoridades migratorias de El Salvador. Posteriormente fue entrevistado por oficiales de la Dirección General de Migración y también por la policía.

García fue condenado en 2012 en Estados Unidos por crímenes de guerra en el conflicto salvadoreño (1980-1992). Llegó a El Salvador en un vuelo del gobierno de ese país en el que también viajaban otros 131 salvadoreños deportados.

Este es el segundo militar salvadoreño de alto rango expulsado de Estados Unidos por estar vinculado a graves violaciones a los derechos humanos.

En abril de 2015, el general retirado Carlos Eugenio Vides Casanova fue deportado por Washington también por el cargo de violaciones a los derechos humanos mientras ejerció los cargos de director de la extinta Guardia Nacional y ministro de Defensa.

Vides Casanova, al igual que García, vivió más de 25 años en el estado de Florida, donde buscaron refugio cuando dejaron sus puestos en el alto mando de la fuerza armada de El Salvador.

Activistas por los derechos humanos llegaron hasta el aeropuerto internacional para exigir que el militar sea llevado ante los tribunales de justicia, pero García no será juzgado en El Salvador debido a una ley de amnistía decretada en 1983 por el presidente Alfredo Cristiani (1989-1994), pocas horas antes de que se divulgara un informe de las Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas que responsabilizó a los altos mandos militares de horrendos crímenes.

García, que fue ministro de Defensa desde 1979 a 1983, se asiló en Florida en la década de 1990. En un juicio civil en ese país fue vinculado con múltiples asesinatos y torturas cometidas por los militares salvadoreños a su cargo durante la guerra civil, y también de haber encubierto el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero ocurrido en marzo de 1980. Además se le acusó de una operación que encubrió la participación de un grupo de militares que mataron a cuatro monjas estadounidenses ese mismo año.

Está acusado también de haber encubierto la matanza de más de un millar de campesinos, en su mayoría ancianos, mujeres y niños.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *