Elecciones en Venezuela: Oposición reta a la familia de Chávez en Barinas

Asdrúbal Chávez parece un homenaje viviente a su primo, todavía venerado en su tierra natal. Es aspirante a congresista y busca ocupar un escaño en la Asamblea Nacional. Los ojos de Hugo Chávez se asoman bajo su gorra de béisbol roja y la firma del fallecido presidente aparece garabateada en su camiseta roja.

Un mural con una imagen de los ojos del fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez, junto a un cartel electoral que promueve la campaña al Congreso de su primo Asdrúbal Chávez/Foto: AP

Un mural con una imagen de los ojos del fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez, junto a un cartel electoral que promueve la campaña al Congreso de su primo Asdrúbal Chávez/Foto: AP

Pero, por primera vez, evocar la imagen del fundador y creador de la revolución socialista venezolana no basta para que alguien que lleve el apellido Chávez pueda resultar elegido a un cargo de elección popular en este estado de planicies y llanuras, donde nacieron y se criaron tanto el fallecido líder como sus cinco hermanos.

La fuerza política que tenía la familia Chávez en Barinas, que ha gobernado a este estado desde finales de 1990, aparentemente se está desmoronando según las encuestas electorales que muestran un giro en todo el país en contra del partido fundado por Hugo Chávez.

El fallecido mandatario, que creció en una casucha con piso de tierra, aún tiene muchos que lo adoran en este estado ganadero. Pero en los 32 meses transcurridos desde su muerte, el apoyo a sus hermanos y primos, recientemente enriquecidos, disminuye a medida que se alargan las colas para comprar alimentos, la delincuencia crece exponencialmente y se multiplican las quejas de ineficiencia, corrupción y amiguismo en el gobierno local.

Una derrota en su fortín político en las elecciones legislativas del seis de diciembre sería un golpe duro para el partido gobernante, que controla las instituciones estatales después de 16 años en el poder. Si el Partido Socialista Unido de Venezuela puede perder aquí, puede perder en cualquier otra parte del país. Y lo cierto es que las encuestas pronostican su primera derrota en una elección nacional.

El Chávez que yo conocí nunca habría aceptado esta realidad, dice Gaspare Barraco, de 59 años, un pintor de automóviles jubilado que de niño jugaba béisbol con Hugo y sus hermanos en la calle. Se queja de que no tiene acceso a las pastillas para la diabetes que padece y que no ha podido comprar pollo en un mes. “Todo es un sacrifico”, dijo.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *