Estudio de INCAE revela problemas en la formación de capital humano en América Central

El estudio de las tecnologías de la información es un campo potencial para muchas personas. Foto: Imagen con fines ilustrativos / Captura de pantalla. Archivo

El estudio de las tecnologías de la información es un campo potencial para muchas personas. Foto: Imagen con fines ilustrativos / Captura de pantalla. Archivo

El estudio Tecnologías Exponenciales, revela problemas en la formación de capital humano en América Central que ponen el panorama cuesta arriba para que los países de la región compitan en el entorno de la cuarta revolución industrial o de la era digital.

Según el estudio, elaborado por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo y la Competitividad; CLADCS, del INCAE Business School, la región está rezagada en acceso a educación superior, donde el mejor posicionado es Costa Rica en el  puesto 69 de 128 países.

El estudio de las tecnologías de la información es un campo potencial para muchas personas. Foto: Imagen con fines ilustrativos / Captura de pantalla. Archivo

Mientras que en usuarios de internet, aunque Costa Rica también es líder de la región, apenas ocupa el lugar 50 de 128 países, según los datos del Índice de Progreso Social.

En este escenario y con relación a los recursos necesarios para aprovechar el potencial productivo de las tecnologías exponenciales la región está mostrando carencias en un aspecto clave: capital humano.

Según la investigación, esto quiere decir que en Centroamérica se está aislando a casi al 50% de los jóvenes del desarrollo tecnológico exponencial, pues están desempleados o en actividades no tecnológicas y de baja productividad, que tienen un alto riesgo de ser desplazadas por la automatización.

Los números de esta investigación revelan que las personas sin empleos en la región son alarmantes, en especial en la población joven.

En Guatemala por ejemplo el 5% de los jóvenes no estudia ni trabaja, en el caso de Honduras el  12% de los jóvenes no estudia ni trabaja. En suelo salvadoreño 8% de los jóvenes están desempleados.

En Nicaragua, la cifra de desempleo juvenil es del 8%. Mientras que en Panamá 15% de los jóvenes están desempleados y en el caso de Costa Rica, el desempleo juvenil es de un 21%.

Todo esto ocurre en un entorno en el cual y según estimaciones del Banco Mundial, hasta dos terceras partes de los empleos del mundo en desarrollo pueden ya automatizarse.

Específicamente en Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Panamá y Costa Rica la proporción de empleos que puede automatizarse actualmente ronda el 40% de los empleos totales.

“Por eso, el CLACDS pone este tema en la agenda de discusión pública; para orientar, facilitar y generar un diálogo que ayude a construir una Centroamérica de la era digital”, afirma Jaime García, investigador del CLACDS de INCAE.

En este sentido esta investigación de ese centro del INCAE recomienda Desarrollar habilidades digitales en la población, así  como Renovar las reglas del juego de acuerdo a los nuevos sectores digitales y generar asociaciones público privadas con las grandes empresas digitales para impulsar intervenciones usando las herramientas de esta nueva era tecnológica.

En el resto del orbe. Se espera que para el 2020 más personas en el mundo tendrán un teléfono celular que acceso a electricidad o a instalaciones sanitarias.

Muestra de esto es que en un día  se ven 8,800 millones de videos en Youtube, se envían 207,000 millones de correos electrónicos, se hacen 4,200 millones de búsquedas en Google, se realizan 36 millones de compras en Amazon, 152 millones de llamadas por Skype, se publican 803 millones de tuits y 186 millones de fotos en Instagram.

El estudio de las tecnologías de la información es un campo potencial para muchas personas. Foto: Imagen con fines ilustrativos / Captura de pantalla. Archivo

Estos cambios tecnológicos que estamos viviendo, según la investigación “prometen restructurar la forma en la que producimos, la manera que nos comunicamos, la dinámica de nuestras relaciones personales y la interacción con el estado”.

Esto ha hecho que actualmente, haya surgido nuevos mercados, al tiempo que los mercados tradicionales se están reinventando, afectando los requerimientos del factor trabajo.

De hecho, según el reporte del “World Economic Forum” sobre el futuro del trabajo y las habilidades laborales, 65% de los niños del mundo entrando hoy a educación primaria, van a terminar trabajando en empleos y ocupaciones que aún no se han inventado.

Mientras que en Estados Unidos entre 1990 y 2007 se perdieron 670,000 empleos, por la incorporación de robots en los procesos de manufactura industrial; en Japón no sólo los robots industriales desplazan empleos; si no que también la inteligencia artificial ya está desplazando a trabajadores de cuello blanco u oficinistas.

Por ejemplo, la empresa de seguros Fukoku Mutual Life Insurance despidieron a 34 actuarios y analistas, a cambio de instalar la inteligencia artificial de IBM llamada Watson, una supercomputadora capaz de aprender y procesar nuevos conocimientos.

Estiman que este cambio aumentará la productividad de la empresa en 30% y le daría ahorros de casi un millón de dólares al año.

En este sentido la investigación concluye que la cuarta revolución industrial puede comprometer y denigrar los fundamentales de la humanidad: trabajo, comunidad, familia e identidad; o puede elevar a la humanidad a una nueva conciencia colectiva y moral basada en un sentido de destino compartido.

Redacción CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *