Fallo judicial pondría en riesgo investigación de Ayotzinapa

En esta foto del 26 de diciembre de 2015, parientes de los 43 estudiantes desaparecidos de la escuela normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, México/Foto:AP

En esta foto del 26 de diciembre de 2015, parientes de los 43 estudiantes desaparecidos de la escuela normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, México/Foto:AP

La decisión de un juez de amparo podría poner en riesgo el curso de una de las más importantes investigaciones de la historia reciente de México: la desaparición de 43 estudiantes ocurrida al sur del país hace más de un año.

Primero, expertos internacionales tumbaron la versión oficial de la Fiscalía General de México, que aseguraba que los jóvenes fueron asesinados por sicarios del narcotráfico y quemados en un basurero del estado de Guerrero. También denunciaron casos de obstrucción a la justicia por parte de diversas autoridades.

Ahora es la propia justicia mexicana la que advierte de errores e inconsistencias cometidas por los primeros investigadores que se acercaron al lugar de los hechos y cuyo trabajo es la base de la mayoría de los procesos penales que se encuentran en marcha.

La sentencia del juez, fechada a finales de 2015 pero que no ha salido a la luz pública hasta ahora, ordena corregir los errores de la investigación que se sigue contra 22 de los policías acusados de cuatro de las seis muertes que tuvieron lugar a finales de septiembre de 2014, cuando 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron víctimas de un ataque armado.

El fallo, al que tuvo acceso The Associated Press, dice que la fiscalía estatal “no efectuó un análisis amplio y acucioso” de los hechos y considera que los vínculos de los policías con los homicidios no están ni probados, ni fundamentados, ni motivados, por lo que exige al juez que corrija los “vicios” del caso y dé los “razonamientos lógico-jurídicos” y las pruebas que puedan sostener los cargos.

En caso contrario, los agentes podrían ser exonerados.

El documento se refiere sólo a cuatro homicidios pero abogados y analistas sostienen que su repercusión podría ir más allá porque los 22 policías amparados también están procesados, en otro expediente, por la desaparición de los 43 estudiantes y los autos de detención de la mayoría del resto de los detenidos, que son más de un centenar, los realizaron las mismas autoridades cuyo trabajo es cuestionado ahora.

Después, ante la conmoción internacional que tuvo el ataque y la aparición de fosas clandestinas en la zona, la fiscalía federal asumió la indagatoria de las desapariciones pero no de los homicidios, aunque desde un primer momento se apuntó a que los responsables de todos los crímenes eran los mismos policías y autoridades locales vinculadas con el crimen organizado.

Los seis asesinatos quedaron en manos de tribunales locales y fueron considerados homicidios ordinarios, incluido el de Julio César Mondragón, el estudiante de 22 años cuyo cadáver fue encontrado torturado y con el rostro desollado.

Para Sayuri Herrera, abogada de la familia de Mondragón, la sentencia es “muy preocupante” porque demuestra que todo el caso se construyó sobre “cimientos de barro” con “graves errores en la investigación” porque la consignación de hechos y evidencias “se hizo mal”.

“Casi todos los procesos en marcha podrían caerse porque casi todos fueron tramitados, al menos al principio, por las mismas personas”, dijo Herrera.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *