Gobiernos latinoamericanos condenan destitución de Dilma Rouseff y llaman a sus embajadores

Varios gobiernos y organismos regionales salieron hoy en defensa de Dilma Rousseff y del orden institucional en Brasil ante la destitución de la mandataria, que calificaron como un “golpe de Estado”, e incluso Ecuador, Venezuela y Bolivia llamaron a consultas a sus representantes en ese país.

Aliados de Rousseff condenan “golpe parlamentario” y llaman a sus embajadores. / Foto: La Patilla.

Aliados de Rousseff condenan “golpe parlamentario” y llaman a sus embajadores. / Foto: La Patilla.

Venezuela, uno de los fuertes aliados del Gobierno de Rousseff, decidió “retirar definitivamente” a su embajador en Brasil y congeló “las relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno surgido de este golpe parlamentario”.

De acuerdo con La Patilla, el Gobierno de Nicolás Maduro señaló que la destitución de Rousseff fue hecha bajo “artimañas antijurídicas bajo el formato de crimen sin responsabilidad para acceder al poder por la única vía que les es posible: el fraude y la inmoralidad”.

Ecuador llamó a consultas al encargado de negocios de su embajada en Brasil y su presidente Rafael Correa afirmó que la destitución de Rousseff es una “apología” al abuso y la traición que recuerda las “horas más oscuras de nuestra América”.

El gobernante de Bolivia, Evo Morales, convocó a su embajador en Brasilia y condenó “el golpe parlamentario contra la democracia brasileña. Acompañamos a Dilma, (el expresidente Luiz Inácio) Lula (da Silva) y su pueblo en esta hora difícil”.

Cuba rechazó “enérgicamente” el “golpe de Estado parlamentario-judicial” contra Rousseff, lo calificó como otra expresión de la ofensiva imperialista contra América Latina y el Caribe y “un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo que la eligió”.

Nicaragua condenó “el golpe de Estado parlamentario” contra Rousseff y señaló que con la culminación de ese proceso “se está declarando de muchas maneras la apertura de una etapa difícil para el pueblo brasileño, donde se habla del regreso de las políticas neoliberales”.

La ya expresidenta de Brasil Dilma Rousseff denunció que su destitución constituye la consumación de un “golpe de Estado” en el país y convocó a una “enérgica, determinada y firme oposición a los golpistas”, además, su abogado presentará al menos dos recursos ante el Tribunal Supremo contra la decisión del Senado.

Redacción / CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *