Hermanos de yihad y de sangre

Khalid (Izq) e Ibrahim El Bakraoui, los hermanos que perpetraron los ataques terroristas en Bruselas/Foto: AFP

Khalid (Izq) e Ibrahim El Bakraoui, los hermanos que perpetraron los ataques terroristas en Bruselas/Foto: AFP

En las células yihadistas que parten a luchar a Siria o buscan cometer atentados en nombre del islam, como en Bruselas el martes y en noviembre en París, hay muchos hermanos, un fenómeno que expertos atribuyen a motivos psicológicos y tácticos.

Los hermanos Khalid e Ibrahim El Bakraoui en Bruselas el martes, los hermanos Merah en 2012 en Toulouse (sur de Francia), los Kouachi en el atentado contra Charlie Hebdo en París hace un año, los Abdeslam y los Abaaoud en noviembre, también en París, los Tsarnaev que cometieron el atentado contra el maratón de Boston en 2013: en los últimos años, numerosos hermanos de sangre se convirtieron en hermanos de armas contra quienes consideran “enemigos del islam”.

Y en las listas de investigaciones judiciales abiertas en Francia y en Bélgica por viajes a zonas controladas por el grupo Estado Islámico en Siria e Irak, los apellidos iguales son numerosos, a menudo por grupos de tres o cuatro.

“Es un fenómeno natural”, afirma a la AFP el psiquiatra y ex agente de la CIA Marc Sageman, que fue uno de los primeros en señalar, en un libro aparecido en 2003, ese fenómeno. “Se desarrolla la identidad social hablando primeramente a los familiares. Y por supuesto los familiares son ante todo los hermanos y los amigos de infancia”, dice.

“Es lo que yo llamo la activación de la identidad social. Se trata de una cuestión de proximidad. Es por ello que hay en los grupos yihadistas tantos hermanos, a veces hermanas, y amigos de barrio. Crecieron juntos, se inventan una identidad de un islam agredido, de mujeres y niños muertos en bombardeos. Se radicalizan, se reconfortan los unos a los otros”, explica Sageman.

Frente a la rigurosa vigilancia organizada después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en las mezquitas y lugares de culto, esos pequeños grupos familiares, imposibles de infiltrar desde el exterior, se cierran en sí mismos y aprenden en la red las técnicas de simulación.

“Es una cuestión de confianza”, agrega Marc Sageman. “Naturalmente te fías de un pariente. Y cuando se trata de arrastrar a alguien contigo, el blanco más lógico es tu hermano menor o tu hermano mayor. Es el mismo fenómeno que las bandas callejeras. No se necesita ni lavado de cerebro ni adoctrinamiento”.

AFP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *