Honduras se compromete a fortalecer instituciones y combatir la corrupción

El portavoz de la MACCIH, Juan Jiménez

El portavoz de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras , Juan Jiménez

Honduras se comprometió a continuar impulsando la lucha contra la corrupción en todas sus formas, un flagelo que ha echado profundas raíces en el país, durante los actos de conmemoración del XX aniversario de la ratificación de la Convención Interamericana contra la Corrupción.

El ministro coordinador del Gobierno hondureño, Jorge Hernández Alcerro, dijo que en un sistema democrático es “esencial” que exista una “relación de confianza” entre los gobernantes y los gobernados.

“La corrupción es una de las enfermedades sociales que se interpone en el mantenimiento de esa relación de confianza y en la aplicación plena del Estado de Derecho”, subrayó Hernández Alcerro al inaugurar el evento en su país, donde la OEA instaló en abril de 2016 una misión anticorrupción sin precedentes.

El alto cargo sostuvo que el combate de la corrupción debe ser “sistémico y abarcar los distintos segmentos de la población”, pero también es importante “limpiar las instituciones publicas de las prácticas corruptas”.

Por eso, espera que Honduras y el continente americano encuentren el camino que les conduzca a tener instituciones “democráticas y robustas”, aseguró.

La Convención, que entró en vigor en 1997 y ha sido ratificada por 33 de los 34 Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), es el tratado interamericano más ratificado después de la Carta del organismo, además de ser el primer instrumento jurídico de carácter internacional anticorrupción.

Durante la cita de conmemoración regional se transmitió un mensaje del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien destacó que este instrumento “no se quedó en letra muerta”, pues ejerce un “papel rector y de establecimiento de políticas y conductas transparentes”.

Para Almagro, la lucha contra la corrupción requiere “medidas preventivas y represivas nacionales e internacionales” y los Estados, la sociedad civil y la comunidad internacional deben ser “íntegramente parte de la solución”.

Almagro indicó que la OEA no cesará en su “apoyo” a los Estados en esta materia, porque “contra la corrupción nuestra invariable respuesta es tolerancia cero”.

En ese marco el organismo creó la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que en menos de un año ha “colaborado decisivamente en reformar aspectos claves de la institucionalidad anticorrupción del país”, sostuvo el diplomático.

El portavoz de la MACCIH, Juan Jiménez, destacó que Honduras pasa a ser “precursora” de estos nuevos elementos que necesita el mundo para poder ayudar a combatir la corrupción, pues considera que “ya no es un problema de gobernabilidad” y “afecta hoy día la seguridad pública de nuestros países”.

La MACCIH es la primera iniciativa de la OEA para combatir la corrupción en un Estado miembro y ha trabajado prioritariamente en el caso de un millonario desfalco al Seguro Social hondureño, cuyo principal acusado, Mario Zelaya, fue condenado recientemente por algunos de los varios delitos que se le imputan.

Efe

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *