Kerry en Bagdad para abordar lucha contra Estado Islámico

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry (izquierda), hace un gesto de aprobación con la mano junto al primer ministro de Irak, Haidar al-abaci, durante una reunión en el palacio del primer ministro en Bagdad, el viernes 8 de abril de 2016/Foto: AP

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry (izquierda), hace un gesto de aprobación con la mano junto al primer ministro de Irak, Haidar al-abaci, durante una reunión en el palacio del primer ministro en Bagdad, el viernes 8 de abril de 2016/Foto: AP

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, hizo una escala no anunciada en Bagdad el viernes para entrevistarse con el primer ministro iraquí y otros altos funcionarios en un momento de intensificación de la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico pero también de profunda incertidumbre política en esta nación.

“Este es evidentemente un momento muy crítico en Irak”, afirmó Kerry. Sus conversaciones con el primer ministro Haider al-Abadi, como también el canciller, un alto funcionario suní y un líder regional curdo, fueron planeadas como una muestra de apoyo al gobierno iraquí que enfrenta desafíos en los terrenos de la política, la economía y la seguridad.

Un día antes en Bahréin, Kerry afirmó que el gobierno iraquí debe “unificar y reconstruir su país y reclamar el territorio que fue ocupado por Daesh”, en referencia a Estado Islámico. Agregó que los vecinos de Irak también “necesitan apoyar el gobierno de Abadi en sus esfuerzos por estabilizar y eventualmente reconstruir la nación” y enfatizó la importancia de llevar orden a las áreas de mayoría suní a medida que son liberadas del control de los extremistas.

La visita de Kerry coincide con avances militares. Las fuerzas iraquíes dijeron que entraron el jueves en la ciudad de Hit, en poder de Estado Islámico, mientras el Pentágono considera establecer puestos militares pequeños para suministrar apoyo de artillería y otro respaldo a las fuerzas iraquíes que preparan un ataque a Mosul, bastión de los extremistas. El mes pasado, Estados Unidos abrió una primera base desde que retornó a Irak en 2014.

Pero al-Abadi trata de establecer un nuevo gabinete en medio de presiones de los partidarios de un clérigo chií que el mes pasado organizó mítines y protestas en demanda de reformas. Un estancamiento prolongado podría perjudicar la capacidad del primer ministro de conducir un país que se ha dividido a menudo siguiendo las divisiones sectarias desde que la coalición encabezada por Estados Unidos derrocó a Saddam Hussein hace 13 años.

AFP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *