Los hechos más relevantes al cierre de los Juegos Olímpicos

Michael Phelps ganó más medallas que cualquier otro atleta, otra vez. Y luego dijo adiós, nuevamente.

Usain Bolt besó en su despedida la línea de meta luego de mejorar su legado olímpico. Simone Biles y Katie Ledecky se entregaron en medio de enormes expectativas. Una isla entera estalló en festejos tras conseguir su primer oro olímpico en una final de tenis, y un multimedallista se embarcó de regreso a casa para evitar problemas legales después de una historia de un supuesto asalto.

En esta foto del 25 de julio de 2016, la gente se toma fotografías junto a los aros olímpicos que decoran la playa de Copacabana en Río de Janeiro, Brasil. En el documento municipal con el que contendieron en 2009 para ser la sede de los Olímpicos, las autoridades juraron que los juegos "regenerarían los magníficas ríos y canales de Río". Una promesa multimillonaria para programas de limpieza tenía el objetivo de estar entre los legados más importantes de los Juegos. Una vez más, las grandes promesas terminaron en fracaso. (AP Foto/Felipe Dana)

Los centroamericanos hicieron el esfuerzo, pero vuelven sin medallas olímpicas/Foto: AP/Felipe Dana

Y a continuación, la selección de fútbol dio al país anfitrión el título que le hacía falta en su prestigiosa vitrina: el oro en el fútbol olímpico masculino.

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no fueron perfectos. Pero brindaron momentos para el recuerdo: algunos grandes, algunos terribles y otros francamente feos.

Estos son algunos de ello:

LIDERES DEL MEDALLERO

Estados Unidos dominó el medallero y, aun cuando hay finales en disputa este domingo en el cierre de las justas, su margen de victorias podría ser el más amplio en 68 años.

EL MEJOR RESULTADO

Bolt besó la línea de meta después de conseguir su noveno y último oro olímpico —en sus nueve carreras— para un final perfecto. Hizo el último tramo del relevo 4×100 metros de Jamaica, ganando de forma enfática para convertirse en el tercer atleta en la historia en sumar nueve oros en el atletismo. Luego insistió en que este sería el final de su carrera olímpica.

MEJOR ESPIRITU DEPORTIVO

En el calor de la prueba de los 5.000 metros de mujeres, la estadounidense Abbey D’Agostino y la neozelandéesa Nikki Hamblin —extrañas hasta ese momento entra ambas— quedaron involucradas en una caída. D’Agostino ayudó a Hamblin, animándola a terminar la carrera. D’Agostino se desgarró un ligamento de la rodilla en el otoño y, obviamente, no pudo terminar. Hamblin finalizó última en la prueba, por lo que tampoco subió al podio.

Pero en lugar de ello, consiguieron mucho más.

LA MAYOR VERGÜENZA

Ryan Lochte, medallista olímpico, tendrá pocas probabilidades de tener otra participación en los juegos.

La historia de Lochte de que un ladrón le puso una pistola en la cabeza rápidamente se deshizo; él abandonó rápidamente el país mientras que sus compañeros en el equipo de natación que lo acompañaron la noche en que ocurrió el incidente en una gasolinera de Río se desligaron de la versión al responder ante las autoridades judiciales de Brasil.

Lochte se disculpó después y aceptó que debió ser más “cuidadoso y sincero”, en una saga vergonzosa que podría derivar en repercusiones serias para el nadador.

La versión de la policía brasileña es que no se trató de asalto alguno, sino que los nadadores estropearon un baño de la gasolinera. Las autoridades brasileñas reprocharon el incidente porque consideraron que dañaba la imagen de un país que debió enfrentar numerosos cuestionamientos por retraso de las obras e inseguridad antes del comienzo de las justas.

UNA DEUDA SALDADA CON EL FÚTBOL

Finalmente, los muchachos de la verdeamarela lo lograron y con drama: el anhelado oro en el fútbol olímpico, el único trofeo grande ausente en la prestigiosa vitrina de los pentacampeones mundiales.

Y fue nada menos que ante Alemania, el rival que traía malos recuerdos por el 7-1 que endosó a Brasil en su propia casa en las semifinales del Mundial del 2014.

Este oro era el más importante para el país anfitrión e hizo olvidar momentáneamente todos los problemas que generaron antes y después las justas.

Fue un final en el fútbol perfecto para unos Juegos Olímpicos imperfectos.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *