Los pasaportes del EI, llave de entrada a los yihadistas en Europa

Pasaportes verdaderos como llave maestra de entrada a Europa: los expertos en antiterrorismo estudian cómo detectar la llegada de yihadistas que, al igual que una parte de los autores de los atentados de noviembre en París, emplean salvoconductos auténticos procedentes principalmente de Siria.

Imagen de archivo. AP

Imagen de archivo. AP

A principios de semana, el ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, urgió a sus homólogos europeos a tomar medidas contra los “verdaderos falsos pasaporte” muy “difíciles de detectar” y abogó por crear equipos especializados en los “puntos de entrada de migrantes” a Europa.

Según una fuente antiterrorista, el grupo Estado Islámico (EI) está empleando pasaportes recuperados de soldados de Bashar al Asad muertos en combate o hallados sin utilizar en las ciudades que conquista. También los confisca a los yihadistas extranjeros cuando llegan a Siria.

Estos documentos son “reutilizados por otros combatientes con características físicas similares”, explica una fuente policial.

En noviembre, la policía encontró dos pasaportes sirios a nombre de Ahmad al Mohammad y Mohammad alMahmod cerca de los cuerpos de los kamikazes que atentaron junto al Estadio de Francia, en Saint-Denis, al norte de París.

El belga-marroquí Ahmed Dahmani, sospechoso de estar relacionado con los ataques, también tenía en su poder un pasaporte sirio cuando fue detenido en Antalya (Turquía) a mediados de noviembre.

En cuanto a Ahmad alMohammad, los investigadores franceses rápidamente apuntaron a la hipótesis de un soldado sirio muerto en combate. Otra fuente próxima a la investigación sugiere la pista de lotes de documentos vírgenes conseguidos por los yihadistas en Raqa y Deir Ezzor.

Estas dos ciudades sirias están en el sector donde estaba activo el franco-belga Abdelhamid Abaaoud, uno de los autores de los atentados parisinos, que pudo regresar de incógnito a Europa en los meses previos a los ataques, explica una fuente cercana a la investigación.

Los pasaportes de Ahmad alMohammad y de Mohammad alMahmod fueron presentados el 3 de octubre a las autoridades griegas en la isla de Leros por los dos hombres mezclados con 198 migrantes que huían de Siria.

El día 6, los dos tomaron un barco por el Pireo, antes de cruzar la frontera macedonia sin ser controlados.

El rastro de uno de los pasaportes fue hallado al día siguiente en el campo de Presevo en Serbia.

Y el día 8 se registró en Tovarnik, al este de Croacia, país donde el yihadista pudo tomar un tren a Botovo hacia Hungría, antes de desaparecer.

Pasaporte sueco

“Contrariamente a lo que se piensa, es muy fácil entrar y salir de la UE sin hacerse notar”, explicaba recientemente a la AFP Christophe Naudin, criminólogo especialista en el fraude documental. “Los controles a la entrada de la zona Schenger son casi inexistentes”.

El 21 de julio, un yihadista de 25 años originario de Troyes (este de Francia) que se marchó a Siria en octubre de 2012, fue detenido en Praga, informan fuentes cercanas al caso.

Este combatiente experimentado, un convertido renombrado como “Abu Hafsa”, llevaba un pasaporte sueco auténtico, un documento a nombre de otro yihadista nacido en Kosovo y que viajó a Siria unos meses antes, según estas fuentes.

AFP / CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *