Nuevo presidente de Perú deberá librar guerra contra sicarios y crimen organizado

Los candidatos a la presidencia de Perú, Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori se saludan después de un debate televisivo en Lima, el 29 de mayo de 2016/AFP

Los candidatos a la presidencia de Perú, Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori se saludan después de un debate televisivo en Lima, el 29 de mayo de 2016/AFP

Lunes de mañana en Lima: ocho individuos en motocicletas disparan en la puerta de un banco a dos cambistas de dólares para arrebatarles el dinero, un hecho cada vez más habitual que retrata la ola de inseguridad que el próximo presidente de Perú deberá enfrentar.

Los ‘raqueteros’, que se desplazan al acecho de sus víctimas, y los ‘marcas’ -que marcan y estudian a su víctima – mantienen aterrados a miles de ciudadanos, que claman incluso por la intervención de las Fuerzas Armadas, como ocurrió en las favelas de Rio de Janeiro.

Asaltantes que irrumpen en restaurantes y farmacias, emboscadas a empresarios, extorsiones a dueños de colegios con granadas en las puertas de sus locales y la acción de sicarios, se han hecho frecuentes en Perú. Y todo queda registrado en cámaras de seguridad.

Tras superar dos décadas de guerra interna contra las guerrillas y el terrorismo(1980-2000), Perú saneó su economía y se convirtió en la estrella de Latinoamérica, acogedor para el turismo, la buena comida y las inversiones. Con una economía en gran parte dolarizada es común ver en las calles a cambistas de dólares que, trabajando por años sin problemas, se han vuelto también blanco de la delincuencia.

La buena situación del país fue imán para atraer a delincuentes de países vecinos como Colombia, que los ha combatido con más dureza, asegura a la AFP el especialista en seguridad César Ortiz Anderson.

“La delincuencia es dinámica, activa, incluso trabaja metiendo a sus parientes a la policía. Está mejor armada”, agrega. Se dan casos en el que las bandas operan dando órdenes desde las cárceles.

El actual gobierno de Ollanta Humala declaró en emergencia varias ciudades del país, entre ellas el Callao, vecina a Lima, donde bandas de narcotraficantes se disputan a balazos la supremacía del territorio y de operaciones en esta provincia que alberga al primer puerto del país. Pero no ha sido suficiente.

AFP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *