Panamá: Centro de visitantes de Miraflores del canal se convierte en imán para el turismo

Canal de Panamá/Foto: AFP

Canal de Panamá/Foto: AFP

El barco cargado de cereales cruza el canal pegado a las paredes de las esclusas, aunque sin golpearlas, mientras que es empujado, a cada lado, por tres locomotoras o “mulas” de 40 toneladas y luego es centrado y estabilizado mediante cables.

Es una operación inmaculada, de alta precisión, que concluye al cerrarse las compuertas de acero de 700 toneladas, del tamaño de un edificio de ocho pisos, que están sumergidas bajo el agua.

La rutina dura casi una hora y se repite decenas de veces todos los días, lo que causa asombro entre los visitantes que observan desde un mirador. Lo más impactante, tal vez sea la forma en que las dos cámaras de las esclusas se llenan de agua dulce para elevar el buque y luego lo bajan al nivel del mar para que siga rumbo al Pacífico.

Cada vez que cruza un barco, se vierten al mar alrededor de 100 millones de litros de agua dulce, dice un guía del canal.

“Impresiona la magnitud de esta obra”, dijo Vicky Londoño, oriunda de Barranquilla, Colombia, y quien con su esposo utilizó una escala prolongada para visitar el canal.

Ahora que comenzó a funcionar una ampliación del canal, a la distancia se puede observar los barcos gigantescos llamados “Neopanamax” que están empezando a cruzar la nueva vía inaugurada el 26 de junio.

Poco después que pasó el granelero hacia el Pacífico, un barco color celeste con gas licuado de petróleo salía de las nuevas esclusas de Cocolí hacia el Atlántico.

“Esto es espectacular”, expresó Tom Matz, un abogado retirado de 66 años y oriundo de Nueva York. “El pasado, presente y futuro del canal aquí”.

La ampliación del canal no ha hecho sino aumentar el interés turístico en esta imponente obra de ingeniería construida hace poco más de un siglo y que revolucionó el comercio marítimo mundial. Es un sitio muy fácil de visitar, incluso para las personas que hacen escalas en sus viajes internacionales a otros destinos ahora que Panamá es una importante plaza financiera, con uno de los movimientos comerciales y de transporte más intensos de América Latina.

Se encuentra cerca del centro de la ciudad y cualquiera que tenga cinco horas puede darse una vuelta por el centro de visitantes de Miraflores, en las esclusas del mismo nombre, en la entrada del Pacífico.

El año pasado ingresaron al país 2,3 millones de turistas, lo que representó un incremento de 10% respecto al 2014. El centro atrae en temporada alta (enero-abril) hasta 3.000 visitantes diarios y unos 1.000 en la temporada baja.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *