Panamá preocupada por crisis de migrantes cubanos

Un grupo de cubanos que se encontraban varados en Costa Rica. Archivo/Foto: AFP

Un grupo de cubanos que se encontraban varados en Costa Rica. Archivo/Foto: AFP

El gobierno panameño reiteró el viernes su preocupación ante la crisis de miles de migrantes cubanos en su zona limítrofe con Costa Rica, al tiempo en que denunció el traslado desde el vecino país de centenares de africanos sin ninguna consulta.

Al mismo tiempo, Panamá expresó el interés de encontrar una solución regional y duradera, informó la cancillería en un comunicado.

El pronunciamiento se da luego de que el presidente Juan Carlos Varela llamase en la víspera a su colega costarricense Luis Guillermo Solís para tratar el tema y después de que un millar de migrantes cruzara desde el vecino país y exigiera la apertura de la frontera para seguir ruta a su destino final, Estados Unidos.

La crisis de los migrantes cubanos volvió a caldearse varios meses después de que miles de la isla caribeña, varados por la decisión de Nicaragua de cerrar su frontera al paso de los caribeños, lograsen llegar a Estados Unidos tras puentes aéreos temporales impulsados por Costa Rica y Panamá con el visto bueno de México.

Una reunión reciente entre vicecancilleres y funcionarios de migración de varios países latinoamericanos en San José no llegó a acuerdos ante la nueva crisis.

Alrededor de 2.400 cubanos se encuentran en albergues temporales en la provincia panameña de Chiriquí y otros 400 en Puerto Obaldía, el poblado costero sobre el Caribe por donde ingresan desde Colombia.

La cancillería panameña también instó a los cubanos a respetar las normas de ambos países, en referencia a la marcha de protesta que realizaron esta semana hasta territorio costarricense.

El gobierno de Costa Rica calificó la incursión de los cubanos como una afrenta y recordó la atención que brindó a miles de isleños en meses anteriores. Agregó que no tiene la capacidad logística ni económica para recibir a otros grupos de migrantes.

Lamentó que Costa Rica y Panamá se encuentren atrapadas en esta crisis a raíz de una política estadounidense que incentiva a este tipo de migración y a la decisión de algunos países, en referencia a Nicaragua, que cierran su frontera a ese flujo.

En medio de la crisis de los cubanos, las autoridades migratorias panameñas se quejaron de que sus pares costarricenses trasladaron la mañana del viernes, sin consulta ni coordinación previa, a 250 migrantes africanos, entre mujeres y niños, hasta el lado panameño de la frontera común.

Los africanos, provenientes de Eritrea, Etiopía y Somalia, fueron transportados en autobuses desde Peñas Blancas, un puesto fronterizo entre Costa Rica y Nicaragua, dijo por teléfono a The Associated Press el director del Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo. Aseguró que no tenía certeza sobre si los migrantes ingresaron a suelo costarricense a través de Panamá.

“Pensamos que las expulsiones masivas pueden constituir violaciones a los derechos humanos consagrados en convenios internacionales”, expresó. “Aquí no se hizo ningún procedimiento de deportación, solamente los trepan en buses, los tiran y los dejan en Panamá”, agregó.

Dijo que se comunicó con la oficina en Panamá de la Organización Internacional de Migraciones con el fin de que atiendan esa situación y se pronuncien. La AP envió un correo a la oficina de ese organismo en busca de una reacción, aunque no fue respondido de inmediato.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *