Posible futuro presidente de Brasil es conocido negociador

El vicepresidente de Brasil Michel Temer levanta los dedos pulgares durante la convención del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, el 12 de marzo de 2016/Foto:AP

El vicepresidente de Brasil Michel Temer levanta los dedos pulgares durante la convención del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, el 12 de marzo de 2016/Foto:AP

El hombre que podría convertirse en el próximo presidente de Brasil goza de tan poca popularidad como la mandataria que enfrenta un proceso de juicio político, y está manchado por escándalos propios.

El vicepresidente Michel Temer, quien no ha ganado una elección propia en una década, es un conocido negociador tras bambalinas, y sus detractores dicen que encabeza la conspiración para destituir a su jefa, la presidenta Dilma Rousseff.

La Cámara de Diputados votó el domingo a favor de continuar el proceso de juicio político de Rousseff, y si el Senado también vota a favor, será suspendida de sus funciones mientras dure el juicio.

Eso significa que Temer sería presidente interino durante ese tiempo y posiblemente hasta el final del período de Rousseff en 2018, si es que puede evitar su propia destitución.

Su firma aparece en algunas de las medidas presupuestarias presuntamente ilegales que dieron lugar al proceso contra Rousseff, y aparece implicado, aunque no ha sido acusado, en varias investigaciones por corrupción.

Temer, hijo de inmigrantes libaneses, de 75 años, es uno de los políticos menos populares del país. Pudo llegar a la Vicepresidencia en parte al cultivar relaciones con otros dirigentes como líder del Partido Movimiento Democrático Brasileño, un partido grande aunque fracturado.

Sus detractores, que abundan, dicen que Temer es cualquier cosa menos un estadista desvelado por el futuro del país.

“Capitán del golpe”, lo llamó el ex ministro de Hacienda Ciro Gomes, utilizando el mismo término con que Rousseff ha calificado el proceso de juicio político.

“Si (Temer) llega a la presidencia, haré campaña para enjuiciarlo políticamente desde el día siguiente”, le dijo Gomes a la prensa.

La relación entre Rousseff y Temer siempre fue fría pero su alianza política se rompió formalmente la semana pasada cuando la presidenta lo acusó de complotar contra ella.

AP/CB24

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *