Presidente de Honduras a reclusos amotinados: “No retrocederemos”

Más de 2,000 reclusos han sido calificados como de alta peligrosidad y reubicados en cárceles de máxima seguridad / Foto: Presidencia de Honduras / Archivo

“No vamos a retroceder ni un milímetro porque nos asiste la justicia para que nuestro pueblo viva en paz y tranquilidad”, dijo el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, en relación al amotinamiento de los privados de libertad que habían sido enviados a El Pozo número 2 en Morocelí, El Paraíso.

El mandatario dijo que ya se había vislumbrado este tipo de reacciones, porque los detenidos ya no están a sus anchas como en el pasado.

“Con la construcción de este nuevo sistema carcelario vamos a tener reacciones, una como esta y Dios no quiera otras peores”, añadió para expresar que “hay que entender que la construcción de este nuevo sistema carcelario tiene dos componentes”.

Detalló que “el estado en el que se venía desarrollando la vida de los supuestos privados de libertad, donde vivían a sus anchas, entrando y saliendo cuando querían muchas veces teniendo fiestas como cualquier ciudadano común, entonces al hacerles falta el licor, las drogas, todo ese libertinaje que era propio, claro que tiene que haber una reacción”.

Obviamente –prosiguió- estamos tocando intereses muy poderosos y que nadie de los que sepan se hagan de la vista gorda si saben que allí ha habido grandes negocios por tener venta de comida, venta de drogas, de licor, de cigarros, entrar y salir personas que iban a acompañar a los privados de libertad.

“Al poner orden va haber reacciones”, acotó.

Un efecto dominó

El mandatario dijo que no quisiera pensar que parte de la criminalidad organizada pretendió levantar una ola de conmoción para ver si provocaba que en otros centros penales se disparara el efecto dominó y que también hubiera amotinamiento.

Por eso –dijo- me extraña cómo rápidamente la información surgió.

Aquí hay muchos intereses en juego –agregó- muy poderosos hasta las bandas internacionales de crimen organizado que venían usando a miembros de maras y pandillas como su brazo armado en el país o en la región centroamericana.

“Yo les dije el día que tomamos posesión, a los delincuentes se les terminó la fiesta y eso es lo que está comenzando a ocurrir”, enfatizó.

No se sorprendan –indicó- con las acciones que puedan venir tratando de evitar que se estructure y sea efectivo este nuevo orden de cosas.

“Antes había un desorden completo y se está empezando a ordenar y eso está evidenciando un montón de situaciones que antes no ocurriría, pero no vamos a retroceder ni un milímetro porque nos asiste la justicia y es que nuestro pueblo vive en paz y tranquilidad”, aseguró.

Una reacción normal

El presidente Hernández resaltó que son más de 2,000 personas que han sido calificadas como de alta peligrosidad, en cualquier lugar de los centros penales viejos que ha tenido el país iban a estar a sus anchas, es normal la reacción.

En este nuevo sistema penitenciario –insistió- tiene que cambiar la manera de recibir las visitas, unos tendrán derecho a su visita solo del abogado, otros tendrán visitas no como antes, con un vidrio y los centros penales saber lo que están conversando.

NP

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *