Recomiendan políticas adecuadas para reducir la migración forzada en Honduras

Director para Honduras de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Rolando Sierra / Captura Efe

Representantes de instituciones que trabajan con el tema migratorio en Honduras recomendaron a las autoridades del país centroamericano la aplicación de políticas adecuadas para reducir la migración forzada.

“Es fundamental que los gobiernos desarrollen políticas adecuadas, no se trata de que los hondureños no se vayan, que la gente no salga, la migración es un derecho (…), es una decisión racional”, dijo a Efe el director para Honduras de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Rolando Sierra.

La pregunta en este tema es si “estamos ante el fenómeno de la migración o el fenómeno de desplazamiento, que es cuando hay una serie de condicionamientos, de factores, que obligan necesariamente a la gente a salir, y eso es lo que hay que estudiar”, sostuvo.

Sierra fue uno de los participantes hoy en la inauguración de la Primera Jornada de Reflexión y Acción de la Migración Internacional en Honduras.

El director de FLACSO Honduras señaló que la jornada, que este martes se ha desarrollado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa, es para reflexionar desde la academia y la sociedad civil sobre el significado de las migraciones internas e internacionales.

Sierra recordó que en el caso de Honduras cada vez el fenómeno de la migración internacional “tiene importantes consecuencias”, porque se convierte “en un país de expulsión, de retorno y de tránsito” a la vez, lo que en su opinión significa “una serie de desafíos para la sociedad y el Estado hondureño”.

Según fuentes oficiales, un promedio de 150 hondureños abandonan su país diariamente, principalmente con la idea de llegar a Estados Unidos en busca de trabajo, encontrarse con familiares o huyendo por amenazas de pandillas.

Al mismo tiempo, todos los años llegan más de 60.000 hondureños deportados de Estados Unidos y México, mientras que por la frontera terrestre con Nicaragua entran a Honduras centenares de inmigrantes entre latinoamericanos, asiáticos y africanos que también van en busca del “sueño americano”.

Se suman centenares de cubanos que llegan al Caribe hondureño en embarcaciones improvisadas.
Aunque en lo social la inmigración representa la ruptura del tejido familiar de miles de hondureños, los que viven en Estados Unidos, entre residentes legales e indocumentados, y en menor grado en otros países de América y Europa, envían remesas que en 2016 sumaron 4.000 millones de dólares.

Elvin Hernández, quien participó en la jornada en representación del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), rectorado por jesuitas, dijo que el debate debe “contribuir a encontrar nuevas miradas sobre el tema de la migración”, sobretodo porque es un signo de los tiempos actuales.

Pero ese signo no es positivo, sino más bien “es la expresión del fracaso de la humanidad y de un modelo de desarrollo económico”, recalcó.

Hernández señaló que la investigación es una herramienta que puede llevar a compromisos reales con la juventud, en la academia y en los movimientos sociales para transformar las realidades de la migración en el país.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) Andrés Celis dijo en el evento que en el mundo hay 6.800 refugiados de origen hondureño.

Agregó que en 2016 la ACNUR recibió entre 16.000 y 20.000 solicitudes de asilo de personas de origen hondureño, casi el doble respecto al 2015.

Efe

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *