Redadas migratorias contra centroamericanos dejan a Obama expuesto a fuego amigo y enemigo

Las redadas migratorias realizadas en Estados Unidos en el primer fin de semana de enero, con el arresto para deportación de 121 centroamericanos, dejaron al presidente Barack Obama expuesto a la ira de aliados y la burla de sus opositores, en un delicado año electoral.

El presidente de EE UU, Barack Obama, habla durante una rueda de prensa de las muertes de 9 personas en una histórica iglesia en Charleston/Foto: AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama, habla durante una rueda de prensa de las muertes de 9 personas en una histórica iglesia en Charleston/Foto: AFP

Con el país sumergido en una campaña presidencial en que la cuestión migratoria se tornó un asunto sensible, las redadas realizadas por el Servicio de Inmigración (ICE) en diversos estados provocó reacciones de todos lados con la crítica al gobierno como único elemento en común.

Aunque el Departamento de Seguridad Interior (DHS, en inglés) ha destacado que una normativa adoptada por Obama en 2014 estableció como prioridad la deportación de personas que ya recibieron orden judicial de expulsión, la coincidencia de los anuncios con las fiestas navideñas solo exasperó los ánimos.

El aspirante presidencial Bernie Sanders, senador por el Partido demócrata, mandó una carta personal a Obama donde le expresó su “extrema decepción” ante las operaciones que resultaron en detención de adultos y niños, alegando que “las redadas no son la solución”.

En su carta, Sanders le dijo a Obama que es “perturbador” saber que “de acuerdo con reportes 83 inmigrantes centroamericanos a quienes recientemente se les negó el asilo fueron asesinados apenas meses después de retornar” a sus países.

Otro aspirante presidencial demócrata, Martin O’Malley, dijo en un acto de campaña que los inmigrantes centroamericanos deberían beneficiarse de un Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), en vez de ser arrestados y deportados.

– Críticas al “Deportador en Jefe” –

Entidades de defensa y protección a los inmigrantes, que ya calificaron a Obama de “Deportador en Jefe”, reaccionaron con igual dureza ante las nuevas redadas.

Para Cristóbal Alex, presidente de la entidad Latino Victory, es “indignante” que las autoridades estadounidenses “estén llevando a cabo redadas para deportar familias de refugiados que buscan asilo de la violencia y la persecución”.

En opinión de Alex, “la deportación de madres y niños es repugnante e inescrupulosa, y como decisión política no tiene sentido”.

En la víspera de la Navidad, el gobierno informó que entre octubre de 2014 y septiembre de 2015 ICE (conocida como la “Migra”) “removió o retornó 235.413 individuos”, lo que equivale a un promedio de más de 1.200 personas por día.

El lunes, Jeh Johnson, Secretario de Seguridad Interna, aseguró en una nota oficial que “desde el verano de 2014 hemos removido y repatriado inmigrantes de Centroamérica a un ritmo acelerado, en un promedio de 14 vuelos a la semana. La mayoría de las personas devueltas han sido adultos solos”.

AFP / CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *