Tropas estadounidenses no veían el hospital afgano atacado en Kunduz

Los soldados de las fuerzas especiales de Estados Unidos que pidieron el devastador ataque aéreo sobre un hospital en el norte de Afganistán estaban a media milla de distancia, no podían ver el objetivo y ordenaron el ataque a petición de sus aliados afganos, según pudo saber Associated Press.

En esta imagen de archivo del 16 de octubre de 2015, los restos calcinados del hospital de Médicos Sin Fronteras tras ser alcanzado por un bombardeo estadounidense en Kunduz, Afganistán/Foto: AP

En esta imagen de archivo del 16 de octubre de 2015, los restos calcinados del hospital de Médicos Sin Fronteras tras ser alcanzado por un bombardeo estadounidense en Kunduz, Afganistán/Foto: AP

Los nuevos detalles se suman a los crecientes indicios sobre que el ejército estadounidense atacó un centro médico y mató al menos a 30 no combatientes sin verificar adecuadamente la información proporcionada por sus aliados afganos. Algunos elementos del ejército afgano abrigaban desde hacía tiempo resentimientos hacia el hospital de Médicos Sin Fronteras, que atendía por igual a fuerzas de seguridad afganas y talibanes pero afirma que se negaba a admitir hombres armados.

Inmediatamente después del ataque, el asesor de seguridad nacional afgano dijo a un diplomático europeo que su país asumiría la responsabilidad porque “no tenemos dudas, estamos convencidos al 100% de que el lugar estaba ocupado por talibanes”, según notas de la reunión a las que tuvo acceso AP.

Más de un mes más tarde no se han encontrado pruebas que respalden esa afirmación. Los testigos han dicho a AP que no vieron a ningún hombre armado en el hospital.

El ataque, realizado por un bombardeo AC-130, se produjo tras días de intensos combates en la ciudad norteña afgana. Unos 35 miembros del Tercer Grupo de Fuerzas Especiales ayudaban a unos 100 efectivos de fuerzas especiales afganas a retomar Kunduz de manos talibanes, indicó un exmiembro de la inteligencia estadounidense. Desde su posición en el complejo del gobernador se vieron bajo un duro ataque de multitud de combatientes talibanes y pidieron apoyo aéreo para destruir lo que quedaba del mando talibán y sus puntos de control en la ciudad.

Los afganos insistieron en que el hospital se había convertido en uno de esos centros de mando e instaron a que fuera destruido, indicó el exagente de inteligencia.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *