UE deberá esforzarse para frenar su desmoronamiento tras salida de Gran Bretaña

Banderas de Gran Bretaña y la Unión Europea ondean en el exterior de la Europe House, las oficinas del Parlamento Europeo en el centro de Londres, el 21 de junio de 2016/Foto:AP

Banderas de Gran Bretaña y la Unión Europea ondean en el exterior de la Europe House, las oficinas del Parlamento Europeo en el centro de Londres, el 21 de junio de 2016/Foto:AP

La Unión Europea debe reinventarse para sobrevivir luego de que Gran Bretaña votó para abandonar el bloque. Pero podría ser demasiado tarde.

El veredicto condenador de los votantes británicos fue el peor golpe a la Unión Europea desde que nació la idea de una Europa más integrada entre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial. Un golpe que lleva la amenaza de ser contagioso: Incluso antes de que se contabilizaran todos los votos, líderes populistas en algunas de las naciones fundadoras de la Unión Europea hacían un llamado a votar para decidir si sus países deberían permanecer como miembros del bloque.

Desde París hasta Berlín y Bruselas, los líderes de la Unión Europea están de acuerdo en que necesitan cambiar en respuesta al referendo británico. Sin embargo, no están de acuerdo en el cómo: si deben tener una relación más estrecha o repensar la manera de atender a aquellos que desconfían cada vez más de todo lo que tenga que ver con la Unión Europea.

Y antes de tomar acciones definitivas, quienes están al frente del bloque están a merced del Partido Conservador de Gran Bretaña y la manera en que maneja este divorcio.

“¡Hurra por los británicos! Ahora es nuestro turno. ¡Es momento de un referendo holandés!”, dijo Geert Wilders, presidente del partido PVV que encabeza las encuestas de opinión en Holanda. El júbilo fue similar en el Frente Nacional de Francia que encabeza Marine Le Pen.

En la sede de la Unión Europea en Bruselas, los líderes se movilizaron rápidamente para intentar minimizar las posibilidades de que otros países miembros se enfilen a la salida.

Tras la partida británica, los otros 27 miembros de la Unión Europea tendrán que ingeniárselas sin la quinta mayor economía del mundo, la mayor potencia militar de Europa Occidental, el gigante diplomático y un puente confiable con Estados Unidos y el resto del mundo de habla inglesa.

El presidente del Concejo de la UE, Donald Tusk, advirtió que el retiro británico “podría marcar el inicio del proceso de destrucción, no solo de la UE, sino también de la civilización política de Occidente”.

En retrospectiva, los líderes europeos se tardaron mucho en reconocer el descontento británico, y nunca lo tomaron suficientemente en serio, equiparándolo con la a veces absurda oratoria del líder del Partido de la Independencia del Reino Unido, Nigel Farage.

Ahora todas las miradas están sobre Francia y Alemania, los ejes confiables de la Unión Europea desde su concepción como el Mercado Común en 1958. Pero incluso ahí, el balance cambiará. Con la salida de Gran Bretaña, Alemania perderá a un aliado pro empresarial, y la partida de la isla del libre comercio podría inclinar aún más a la Unión Europea hacia la izquierda.

AP/CB24

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *